Consejos para elaborar un contraro al rentar una casa

¿Te has preguntado quién paga qué cosas cuando rentas?

Qué es un contrato de arrendamiento de una casa?

Es muy normal escuchar de conflictos entre arrendatarios e inquilinos cuando surgen deslindes de responsabilidades. Por lo consiguiente, aquí te presentamos algunos puntos importantes que debe llevar tu contrato.

Si bien en México no existe una ley que regule exclusivamente el arrendamiento, aquí en Yucatán nosotros recomendamos dejar todo siempre por escrito mediante un contrato llamado: Convenio transaccional de desalojo.

El Convenio transaccional de desalojo es una escritura pública en virtud de la cual el inquilino (ocupante) se obliga y compromete a devolver el inmueble a su propietario en un tiempo determinado y al pago de un precio pactado por ese uso. Dicho pago queda comprometido a través de la firma de un pagaré por cada mes que durará el contrato.

La ventaja es que se pacta por adelantado la desocupación y entrega del predio, por lo que el desalojo de un inquilino que se niega a salir es más sencillo ya que sólo se requiere presentar el convenio para su ejecución ante el juez, quien primero otorgará un plazo para que el inquilino desaloje voluntariamente, de no hacerlo, posteriormente se pide el auxilio de la fuerza pública.

Contrato - Concepto, partes y tipos de contrato

Dentro de este contrato se debe especificar que:

Le corresponde al Dueño:

  • Entregar la vivienda en estado funcional para su uso, en condiciones de higiene y seguridad.
  • Responder en caso de que el inmueble tenga defectos ocultos y cause daños al inquilino.
  • Permitir que el inquilino haga uso del inmueble sin intromisiones, por todo el tiempo del contrato, a menos que sean en beneficio del inmueble.
  • En caso de reparaciones mayores o mejoras que sean para el beneficio del dueño o futuros ocupantes éstas deberán ser pagadas por el dueño, por ejemplo instalación de una cisterna, calentador, tinaco, reparaciones del techo, etc.

Le corresponde al Inquilino: 

  • Pagar la renta en tiempo y forma.
  • Responder por los daños en el inmueble cuando son causados por él mismo, familiares o sus visitas.
  • Conservar, durante la renta, el inmueble en el estado que fue entregado, haciendo las reparaciones necesarias previo acuerdo con el dueño.
  • No utilizar el inmueble para otros motivos que no sean residenciales.
  • Las reparaciones menores que se deriven del uso diario de las instalaciones, por ejemplo una fuga en la llave de la cocina, un cortinero roto, un bombillo quemado etc.

Recuerda que mientras más específico y detallado sea un contrato, más fácil será determinar qué le corresponde a cada parte y en caso de ser necesario recurrir a la autoridad para la resolución de un conflicto.

Si aún te quedan dudas o quisieras realizar un contrato como el que mencionamos, no dudes en consultar a los expertos, nuestros asesores estarán para escuchar y analizar tu caso específico y orientarte de la manera más profesional posible.

Envíanos un mensaje desde Facebook:

https://www.facebook.com/GOInmobiliariamx

Traducir »